Inicio :: Consejos :: Contacta :: Cómo encontrarnos :: Galería

 

Somos una empresa familiar, granadina, que a través del tiempo (desde 1969) hemos ofrecido a nuestros CLIENTES AMIGOS una de las mejores perdices.

A tras de estos años, hemos tenido en cuenta para conseguir este objetivo, “CALIDAD”, dos pilares  básicos:  RAZA y CRIANZA.

Para el primero no hemos escatimado esfuerzos en seleccionar, privando, bravura, nobleza, morfología, etc; sobre otros, de esta forma tenemos una perdiz “SERRANA” que al cazador le costara diferenciar con los autóctonos de la sierra.

 

Disponemos de una sala de incubación en el municipio de Chimeneas (a unos doce kilómetros de las granjas de crianza) dotada de cuatro incubadoras automáticas de gran capacidad, tres destinadas a la incubación y una a nacimientos.

En dicha sala permanecen los huevos entre 23 y 24 días y una vez este la perdiz seca es trasladada a las granjas situadas en Ventas de Huelma en la finca “La India” a mil metros de altitud, aislada, a mas de 3kms de la granja más próxima. En estas granjas, en un ambiente seco y fresco permanecen nuestras perdices hasta su venta.

 

Antes de la llegada de los animales, realizamos labores en los parques tales como arada, rotavator, etc; con lo que pretendemos y conseguimos eliminar el mayor número de bacterias, protozoos, etc y que nuestros animales se críen sanos, fuertes y resistentes. El sembrado sirve a los animales de protección relajantes, evitando problemas de picja y estrés. Finalmente sombramos girasol y maíz dejando que crezcan algunas hierbas.

 

La estancia en las habitaciones se prolonga al menos durante una semana, al término de esta, si el tiempo lo permite, se le abren las piqueras permitiéndoles su salida al exterior.

Creemos que cuanto antes entren en contacto en su medio natural, favorecerá sus instintos y desarrollo físico, al mismo tiempo, al disponer de más espacio tendrán menos oportunidades tanto de enfermar como del inicio del picaje.

 A los 20 días comenzaremos a echarle semillas en el suelo, tanto de desechos de limpiadoras de cereales, así los habituamos a reconocer “otros alimentos” distintos del pienso, que raramente encuentras cuando los vendemos.

 

© 2008 Perdices Ariza